29 enero 2007

anfibio suspenso

entonces ella pensó: extrañar es esperar queriendo. Y así se quedó, acurrucada, extrañando, esperando, queriendo. Presentía que algún día él la volvería a llamar por su nombre.

3 comentarios:

Machins dijo...

1- Escribis muy bien, y no lo sabía. Mal por mí.

2- Es como dice Dolina, el ser humano ante las situaciones extremas (y, sobre todo, ante las situaciones extremas de las malas) ve acrecentado su potencial creativo, se proyecta mucho mas allá de sí mismo buscando eso que le falta y que no tiene... Y Dolina también dice que no es que uno vaya a sufrir adrede para ser un buen artista, pero sí que el sufrimiento reaviva la creatividad en una extraña manera.

3- Te quiero mucho. Nada más.

Cinefila dijo...

totalmente de acuerdo!

y no es que sea masoca pero a veces me gustaría estar en esas situaciones en donde uno realmente se siente vivo.

y asi sale la creatividad que uno posee y que muchas veces no conoce por el hecho de q estan ocultas.

Cinefila dijo...

y si... me parece q esta chiquilla escribe lindo!