07 febrero 2011

Mr. P

detesto los abusos de poder de la gente famosa. El hecho de ser el sr P (y me reservo su identidad porque ni siquiera vale la pena escracharlo) y venir como invitado a filmar una escena de la película de Fernando Birri no le da derecho a tratar comoselecanteelorto a alguien del equipo técnico porque algo le molestó. Yo estaba detrás de bambalinas con un vasito de agua para el sr P, esperando que terminara de cantar mientras pensaba muy odiosamente que, de haber tenido una gota de cianuro a mano te hacia la gran yiya murano y no me importaba nada. Mi trabajo como vestuarista en la película iba a ser recordado históricamente y no precisamente por mi trabajo en sí mismo, sino por cometer un acto premeditado y justiciero. Pero no era el momento ni el lugar para tal hazaña así que me quedé tranquila sentada ahi atrás escuchando al sr P desafinar a más no poder y arruinar una canción más o menos linda con una letra parecida a sus demás canciones. Yo sé que nadie me vio y a nadie le importa pero cuando terminó de aullar fui la única que no lo aplaudió. De bronca nomás.

3 comentarios:

Sol dijo...

para mi eran pedro y pablo.

L.A dijo...

SOL: frio, frio. Era uno solo, menos mal

GABU dijo...

Tod@s en mayor o menor medida tenemos que lidiar con esos señorones del orrrrrrrrrrrto que creen poder cagar màs alto que lo que el ojete les dà!!!

P.D.:El otro dìa esbocè a los vientos mis pensamientos al respecto y solamente expresè la posibilidad de que 'ojalà' nunca esa gentuza tenga que darse cuenta de que ni con toooooooodo el poder del mundo podrà batallar un tratamiento oncològico... ¬¬

Viperina yo??
jajajajajajajaja

BESOS REALÌSTICOS