12 febrero 2007

Dos cosas buenas

UNA la emoción de tener un libro nuevo en las manos es incomparable a cualquier otra cosa. El olor de las hojas, las palabras ahí escritas esperando ser leídas, devoradas, saboreadas. Y la negación rotunda a cerrarlo aunque se me caigan ojos del sueño. Sencillamente delicioso. Gracias Jotade por la Insoportable levedad del ser! nota: no era ese el libro que buscaba pero lo encontré y lo llevé porque me dió un poco de bronca que en ninguna librería (pero en ninguna ninguna) tuvieran el libro que yo quería. DOS la emoción de vivir en un departamento nuevo también es incomparable. La cama sigue siendo la misma pero la habitación es otra. Los espacios son otros, las paredes son otras, el barrio es otro y los vecinos, por supuesto, son otros. Y todo eso "otro" es nuevo, es emocionante, es diferente, es lindo, muy lindo. Se siente raro pero bien y se extraña un poco lo anterior. Creo que al fin esta noche voy a poder dormir tranquila y la que viene y la otra y la otra y... ahhhhhhh, home sweet home, ya sé, lugar común pero es tan cierto eso. pd: espero visitas pd: en serio

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Nadie va si no lo invitan o no sabe dónde va, bueno va?

Cinefila dijo...

ya voy a pasar!! esperate, esperate!

L.A woman dijo...

anonimo/a estás invitado/a venir cuando quieras. Boulevard 3217,
dpto 1. ya está, lo dije.

L.A woman dijo...

bueno cinefila, pero no te enoooojes!!! es la emoción q me pone así