22 abril 2007

afuera, todo lo demás

en alguna parte del mundo está lloviendo y termina una de esas somníferas películas de sábado a la noche. En otra parte del mundo (una parte sin lluvia pero con cielo color naranja), Nina vuela de regreso a la más perfecta de las plenitudes posibles y está felíz y agradecida de que así sea. Acurrucada en su cama bajo esa manta lindísma y azul que la mantiene tibia y fuera del contexto real de las cosas, Nina se convence de que sí, es cierto, no siempre podés conseguir lo que querés... pero si tratás con todo, podés llegar a descubrir que conseguís lo que necesitás. esta noche Nina no tiene ganas de nada ni nadie en particular salvo de sentirse envuelta en esa exquisita calma que la vuelve tan liviana y frágil como una pluma. Entonces comienza a subir y subir y subir hasta atravesar la noche. De a poco bebe la pereza que se desprende de sus sueños y la siente resbalar como miel en su boca. el tiempo abre dulces vacíos que Nina no puede resistir y termina por desvanecerse en espirales de humo multicolor que la dejan a merced de las sensaciones más placenteras. Nina se siente psicodélica y espléndida. Ella no lo sabe pero ilumina de una manera inexplicable. cierra los ojos, suelta su alma y se sumerge entre las nubes más brillantes que jamás vió. Se deja llevar por la suavidad de un aroma a cereza que le recuerda una canción que suele cantar a veces. Y sonríe. ahora Nina sueña que tiene los pies violeta y las uñas pintadas de rojo. Le parece una pésima combinación pero así es el inconsciente después de todo. cuando la iluminación artificial del sueño de Nina se apaga, ella se duerme, tranquila, segura y completamente feliz.

3 comentarios:

amorcúbico dijo...

hermoso!

Anónimo dijo...

nina=alter ego?

L.A woman dijo...

Nina=misterio de misterios
Nina=un poco de todo y todos
Nina=mejor no hablar de ciertas cosas